Fatiga física y psíquica Fatiga física y psíquica Fatiga física y psíquica

¿Sabías que además de la fatiga física, existe la fatiga psíquica o mental? Nuestro cuerpo y mente, aunque a veces no piden descanso, necesitan reposar para poder continuar con nuestras actividades diarias de estudio y recreación. De otro modo, funciones importantes como nuestra voluntad, memoria, atención y concentración se verán afectadas impidiéndonos disfrutar del resto del día. Aquí unos consejos para evitar la fatiga:

  • Cuando estés dentro de una jornada larga de estudio, haz una pausa de 15 minutos cambiando de lugar y ambiente.
  • Realiza ejercicios de respiración y estiramientos, inspira y expira profundamente haciendo repeticiones; y estira para relajar tu cuerpo y retomar energías.
  • Haz ejercicio, 45 minutos diarios de trotar o ejercitar nos ayudarán a conseguir la condición adecuada para mantener el ritmo de nuestras actividades.
  • Come saludablemente, manteniendo una dieta sana y equilibrada con frutas, vegetales y mucha agua, y no comas a deshoras.
  • Descansa y duerme bien, lo ideal es que duermas en promedio ocho horas diarias durante la noche y de manera ininterrumpida. Si no duermes bien, tus reflejos y capacidad de atención fallarán durante el día.

Si no cuidamos de nuestro cuerpo, podemos desarrollar síntomas como: dolores musculares y de cabeza, alteraciones digestivas, molestias visuales y auditivas, alteraciones de sueño, etc. Si tienes alguno de estos síntomas, o consideras que ‘siempre estás cansado’, recuerda consultar con un adulto en el que confíes, y buscar apoyo en tu familia o profesores.